Qué es el Análisis Bioenergético?

1. Definición

El Análisis Bioenergético (AB) es un método psicoterapéutico cuyas raíces se remontan al psicoanálisis de Freud. En contraste con el psicoanálisis, que se centra en fantasías, pensamientos y sueños como únicas expresiones del inconsciente, el AB, además, presta detallada atención a la expresión corporal del paciente, que se manifiesta en gestos, mímicas, voz y tipos de respiración. Frente a la separación de cuerpo, mente y espíritu, el AB los concibe como una unidad indivisible, por lo que cada uno influye en los otros y donde las intervenciones terapéuticas sobre una modalidad pueden tener efecto sobre las otras.


El AB fue desarrollado originariamente por Wilhelm Reich, alumno, colega y posteriormente acérrimo critico de Freud. Introdujo el concepto de armadura caracterológica, que significa que ciertas experiencias emocionalmente traumáticas, a menudo procedentes de la primera infancia, pueden causar una tensión sustancial de ciertas regiones musculares y con ello una desvitalización del estado afectivo como protección del espíritu. El “Análisis del Carácter”, el escrito más famoso de Reich, (Reich, 1945), describe y explica las estructuras físicas y expresivas en términos de ciertas neurosis e introduce al lector en un numero de técnicas psicoterapéuticas corporales. Dos de sus alumnos (y pacientes), John Pierrakos y Alexander Lowen, ampliaron las ideas de Reich. Pierrakos desarrolló una forma de psicoterapia corporal conocida como “Core Energetics” y Lowen desarrolló el AB tal como se conoce hoy día.


La Bioenergética en la actualidad significa manejar la “energía de la vida”; las expresiones somáticas, afectivas y psíquicas están controladas por un mecanismo común dependiente de la energía biológica.


2. Áreas de indagación

Alexander Lowen (1958, 1975), basándose en sus propias experiencias con Wilhelm Reich y estudiando cuidadosamente a sus pacientes desde el punto de vista de su estructura física, apariencia y facilidad de movimiento, de sus extremidades, su pecho y su región pélvica, su tipo de respiración, su mímica facial, expresión de los ojos y de los gestos, concluyó que los seres humanos pueden dividirse en cinco estructuras de personalidad básicas: esquizoide, oral, masoquista, narcisista y rígida. Estas expresiones tienen su base en el concepto freudiano de fases de desarrollo; estas fueron explicadas con más detalle e investigadas por Keleman (1981) y también por Johnson (1985), prestando el primero más atención a la anatomía de la persona y el segundo a tratar de compaginarlas con Freud.

Dependiendo de cuando ocurrieron ciertos déficit o traumas durante el desarrollo y de los intentos de hacerle frente, así como de su repetición, emergería una u otra forma de carácter, manifestándose también en la estructura física de la persona. El AB, como psicoterapia, analizaría el déficit, trauma o conflicto no resuelto, hallaría alguna interacción física o verbal para ponerlo de manifiesto y ayudaría al paciente a descubrir la manera de curarlo.

Lowen ha descrito en muchos casos ilustrativos como actúa; de hecho, ha desarrollado también lo que se llama una “lectura corporal”, mediante la que puede leer prácticamente la estructura de carácter de una persona analizando la estructura corporal y los tipos de tensiones musculares. Sus conceptos teóricos y prácticos están basados todos ellos en observaciones personales y necesitan validación científica. El punto sobre investigación mostrará que la comunidad bioenergética se ha comprometido activamente desde hace años en suplir esta carencia.


3. Aplicaciones

De lo anterior se deduce que el AB es una forma de psicoterapia corporal útil para adultos que sufren trastornos neuróticos y psicosomáticos. Hasta que punto es útil para los sicóticos se desconoce por el momento, ya que no se tienen publicaciones referidas al tratamiento de estos trastornos. Asimismo, la aplicación del AB a los niños y sus trastornos (Ventling 2001) esta en sus comienzos, aunque algunas publicaciones comienzan a aparecer. De entrevistas y datos de investigación (ver punto 1.4) sabemos que la mayoría de nuestros pacientes adultos pueden clasificarse, según el ICD-10, en la clase F4, es decir, con trastornos neuróticos, tales como fobias, trastornos de pánico, ansiedad, trastornos compulsivos, problemas de adaptación, depresiones con o sin complicaciones psicosomáticas, etc. Una porción menor sufre de trastornos de comportamiento y de personalidad y se clasifican en la clase F6; aproximadamente la misma proporción sufre de trastornos afectivos, clase F3. (Gudat 1997; Ventling & Gerhard 2000; Bertschi 2003).


4. Terapia

La terapia bioenergética es precedida por un trabajo intenso de diagnóstico. La situación actual de la vida y la historia personal de desarrollo, incluyendo los períodos prenatal, natal y postnatal, son explorados, así como la historia médica y las experiencias relacionales y sus características. La expresión corporal, la postura, la tensión muscular, los bloqueos en las diferentes secciones del cuerpo, grado de viveza y conciencia corporal son cuidadosamente observados e hipotéticamente relacionados con la estructura del carácter más parecida a la persona.

Así pues el terapeuta se forma una idea de los temas de la vida del cliente, sus problemas fundamentales y sus estrategias características de solución. Aunque esta idea necesita de un continuo replanteamiento a lo largo de la terapia, ofrece una orientación práctica para estructurar la información verbal y no verbal así como las señales corporales. Estas primeras impresiones muestran al terapeuta lo que puede esperar de un cliente en términos de reacciones, resistencias, etc.

Ambos enfoques, verbal y corporal, preparan el terreno al proceso terapéutico.

El enfoque verbal empieza con lo que cuenta el cliente , prestando atención no sólo a las palabras sino también a los matices emocionales y a las reacciones corporales subyacentes. El enfoque se pone en esta última clase de comunicación, de tal manera que el cliente se dé cuenta claramente de ello y pueda expresarse a sí mismo más adecuadamente.

El enfoque corporal intenta en primer lugar profundizar la respiración y mejorar la percepción y el conocimiento corporal. Esto puede hacerse eligiendo entre un amplio abanico de ejercicios en posiciones de estrés, en estado de relajación o en diferentes formas de movimiento. El objetivo es alimentar la expresión emocional espontánea del cliente -o incluso provocarla de nuevo- y hacerla objeto de reflexión consciente. (Lowen 1980, 1981, Dietrich 2004, Steinmann 2002)


5. Investigación

5.1 Investigaciones teóricas: Diferenciación y elaboración de conceptos básicos, sus aplicaciones específicas y posibles conexiones con otras disciplinas científicas

La literatura de Wilhelm Reich (1933, 1942, 1948,1961) , padre fundador y predecesor de la mayor parte de las psicoterapias corporales contemporáneas, y la de Alexander Lowen (1958, 1967, 1975), fundador del Análisis Bioenergético e iniciador del Instituto Internacional de Análisis Bioenergético, nos proporcionó conceptos que continuamente estimulan la reflexión, la crítica y posterior discusión e investigación de su validez y posibilidades de aplicación práctica. Por ello muchos miembros de Instituto han sentido la necesidad y el deseo de expresar sus puntos de vista o sus experiencias en forma de publicaciones. Estas se hayan, en primer lugar, en revistas publicadas por las Sociedades Locales, tales como el “Forum der Bioenergetischen Analyse” (sociedades alemanas) o “Körper und Seele” (sociedades suizas) y las equivalentes “Le corps et l’analyse” o “Anima e Corpo” (sociedades francófonas e italiana).

Para un público internacional tenemos las siguientes revistas disponibles: la revista del Instituto “Bioenergetic Analysis”, “Energy and Character” el “USA Body Psichotherapy Journal”, por no mencionar la posibilidad de publicar en revistas ya establecidas de varias sociedades psicológicas o psiquiatricas. Mencionarlas todas iría más allá de los límites de este capítulo.

Cada volumen de “Korper und Seele” de la Sociedad Suiza de Análisis Bioenergético y Terapia está dedicado a un tema específico; uno de estos volúmenes define los conceptos básicos del Análisis Bioenergético (ED. Koemeda-Lutz 2002) y se hace un intento de comparar el Análisis Bioenergético con los conceptos normales y los resultados de la teoría e investigación en psicología, neurobiología, sociología, lingüística y medicina. Recientes publicaciones han explorado áreas más amplias de aplicación específica del Análisis Bioenergético (Ventling 2001; 2002)

Varios autores han tratado de conectar los descubrimientos neurobiológicos a los conceptos y técnicas de la psicoterapia corporal (Resneck-Sannes 2003; Klopstech 2004; en prensa; Lewis 2004; Koemeda-Lutz y Steinmann 2004; Koemeda-Lutz 2004; en prensa; Ventling 2004). Finalmente se han hecho intentos de conectar el concepto bioenergético de energía con conceptos y modelos de la física moderna por Mahr (1997, 2001), Carle (2002) y Madert (2004).

Durante los últimos recientes años se han suplementado investigaciones teóricas (elaboración de conceptos básicos) y clínicas (estudios de casos singulares -ver lista adjunta; desarrollo de nuevas técnicas, ej. Lowen &Lowen 1977; Dietrich & Pechtl 1990) con estudios empíricos cuantitativos.


5.2. Estudios de investigación cuantitativa.


5.2.1.Evaluación de la eficacia del Análisis Bioenergético

Se han hecho cuatro estudios para evaluar la eficacia de la Terapia con Análisis Bioenergético: Tres de ellos fueron retrospectivos (Gudat 1997, 2002; Ventling y Gerhard 2000; Bertschi et. Al. 2003), y uno fue prospectivo (Koemeda-Lutz et al. 2003 a+b). Todos los estudios mostraron claramente resultados positivos. Actualmente la Swiss Chart for Psichotherapy (actualmente comprende 22 institutos de formación en psicoterapia de diferentes métodos) planea otro estudio prospectivo, de diseño naturalistico, para evaluar las psicoterapias externas en Suiza, comparando diferentes métodos de tratamiento. Algunos terapeutas bioenergéticos participarán en este estudio.

Como complemento a esta cuestión general de la eficacia global del método se han investigado varias áreas con más detalle:


5.2.2. Pruebas de los “estilos de carácter” - un modelo de personalidad psicosomático

Se han llevado a cabo estudios empíricos cuantitativos por Fehr (1998 a; 2000) para investigar la validez de la teoría bioenergética de las estructuras de carácter. Fehr (1998 b) desarrolló un cuestionario (bioenergetische prozessanalyze BPA) para evaluar los perfiles caracterológocos de los pacientes y cómo cambian durante la terapia. Por computación de factores analíticos, Fehr (2000) exploró la interrelación entre la caracterología bioenergética y otras dimensiones de la personalidad bien establecidas, particularmente las Cinco Grandes (Goldberg 1990).


5.2.3. Investigación de la validez de la “Lectura Corporal” como herramienta de diagnóstico

La lectura corporal ha sido una importante herramienta de diagnóstico en Análisis Bioenergético (Lowen 1958, Bäurle 1988, Kurtz & Prestera 1976 1976; Rank 1994; Sollmann 1999). Se ha hecho un estudio para verificar si terapeutas experimentados pueden obtener información válida de la apariencia corporal de sus pacientes. El resultado es positivo (Koemeda-Lutz y Peter 2001, 2002). Se ha diseñado un segundo estudio para hacer matizaciones sobre la “lectura corporal” hecha según los criterios en los que se basan los terapeutas cuando la describen verbalmente (Koemeda-Lutz et al. 2003 c)

Traducción al Español
Luis Naranjo Espejo

© European Federation for Bioenergetic Analysis - Psychotherapy, 2005